Ya traducido: Zona Prohibida

Jetta Rivers ha heredado la mitad de una casa, pero tiene un gran problema: tiene que compartirla con el otro copropietario, Anton Haviland, pero los hombres la aterrorizan por culpa de su pasado.

El guapísimo Anton es un arquitecto sexy y seguro de sí mismo, y podría ser exactamente el hombre que necesita Jetta para superar el miedo que la paraliza.
Pero, ¿podrá permitir que se le acerque lo suficiente? ¿Y querrá él hacerlo?

Un desastre a medianoche no le deja otra opción a Jetta, cuando él la arrastra a la única cama que queda en la casa dañada.
La horroriza descubrir lo mucho que desea al hombre que tiene planeado echar al suelo su herencia.
Anton se queda igual de sorprendido cuando su compañera de casa, que tan mal carácter tiene, intenta seducirle.

ATENCIÓN: Contiene un hombre ambicioso de corazón tierno y cuerpo de infarto, y una improbable seductora con una antigua copia de ‘El placer del sexo’.

Una tierna historia que te llegará a lo más hondo

5 estrellas, Guau  L.R. Dinsdale “Rae”, Amazon US

La autora ha descrito muy bien la situación por la que estaba pasando el personaje principal. El libro fue una lectura increíble, con calor, amor y un giro sorprendente que hacen que te encuentres animando a la pareja. 

 

5 estrellas, Lasciva  Heidi Braithwaite, Amazon UK

Estos libros son ideales como lectura para las vacaciones. Kris Pearson escribe bien y todos sus libros contienen mucho sexo y seducción para mantenerte interesada.

 

5 sonrisas y una lectura recomendada (Blog Love, Laughter, Friendship). 

‘Muy bien hecho y escrito maravillosamente. Estupendo el desarrollo de diálogos y personajes. Recomiendo encarecidamente la lectura de “Zona prohibida” por el desarrollo de sus personajes a distintos niveles, el atractivo sexy de Anton y una vieja casa destinada a unir a dos personas que no parecían en absoluto destinadas a ello. Bravo, señora Pearson.

 

5 angeles, Angeles en la lectura

Kris ha enlazado sutilmente esta novela con la anterior que leí, 'La cama del constructor de barcos' (ver reseña). Jetta trabaja para Faye Severino, la ex mujer del protagonista de dicha novela.

Jetta sigue los patrones de las protagonistas de Kris: una mujer que sufrió mucho en el pasado, pero que a pesar de ello le echa ovarios a la vida y continúa adelante. Me gusta este tipo de personajes porque me identifico mucho con su forma de ser.

 En cuanto a Anton... qué os voy a decir... es el típico machote que desprende testosterona por todos los poros de su piel, y sin embargo es tierno y dulce con Jetta. Os digo más... si todos los neozelandeses son así... ¡me mudo ahora mismo!

En cuanto a la traducción... impecable, como siempre. Begoña utiliza un lenguaje juvenil y fresco, muy fácil de entender por cualquier tipo de lector. 

La historia me ha encantado. Una relación de amor tan bonita como la anterior, con un final perfecto. Simplemente me vuelvo a quitar el sombrero ante Kris.

Escribiendo este libro

‘Zona prohibida’ es una novela romántica contemporánea sobre una joven que hereda la casa de su abuela y a continuación descubre que tiene que compartirla, pero no sólo tiene que compartir los ingresos procedentes de la venta de la casa, sino la casa en sí, con el misterioso arquitecto que se ha convertido en copropietario de la misma. Entonces, debido a un desastre ocurrido en plena noche, tiene que compartir con él la única cama. Me divertí mucho al planear esto. 

Sin embargo, hay un par de cuestiones que resolver. Mi heroína, Jetta, les tiene pánico a los hombres debido a algo que le ocurrió años atrás. Eso hace que compartir la casa (y la cama) le resulte intolerable. Y mi héroe, Anton, tiene muchas cosas que demostrar: a su madre, a su padre desconocido y a Jetta, porque está empezando a enamorarse de ella.

¿Por qué tienen la propiedad conjunta de la casa? Éste es un misterio que no os desvelo hasta muy adelante en la trama. Desde luego, la posibilidad de que ambos sean parientes cercanos plantea problemas... e inspira el título del libro, ‘Zona prohibida’.

¿Es Jetta terreno prohibido para Anton? A medida que crece su atracción mutua, ¿pueden ignorar esta posibilidad? Justo cuando las cosas empiezan a ir bien, les creo un problema de construcción enorme en el solar. Disfruté mucho haciendo algunas averiguaciones para eso. El hijo de un amigo es arquitecto y me hizo algunas sugerencias muy útiles.

¿De dónde salió la vieja maleta de la abuela? Mi madre tenía una igual, y cuando éramos niños solía guardar todos los papeles y cintas de los regalos de Navidad y de cumpleaños y los escondía en la maleta para la próxima ocasión especial. La vida era más dura en aquellos tiempos. ¡Ojalá yo hubiera encontrado lo que encuentra Jetta en la novela! Es curioso cómo pequeños fragmentos de la vida real acaban asomando en la ficción. Espero que disfrutéis de la novela.

 

El collage

 Desde un bungalow de madera en las afueras de Wellington hasta los rascacielos de Nueva York, aquí hay de todo. Creo que ayuda mucho disponer de imágenes a la hora de organizar el escenario. El nuevo bloque de pisos... el fuego... la querida y vieja abuela... Hallie y Bren... y, por supuesto, el macizo Anton y la talentosa Jetta.